Blog diseñada por AliciaAlina y escrito por Xikaakira


viernes, 26 de marzo de 2010



Subía al monte de noche para poder ver las estrellas y es que en aquella oscuridad se podía apreciar las constelaciones sobre su cabeza.
Ella era así de peculiar le gustaba como olía la calle mojada tras una larga tormenta y los césped recién cortados, cuando llegaba la primavera iba al campo y cogía margaritas para hacer pulseras y anillos con ellas. No era la típica que las deshojaba porque eso le parecía un tanto aburrido.
Le encantaba lo difícil pues suponía un gran reto para ella y podía ver un día entero como una araña tejía su telaraña.

Así era ella una chica con una rareza tan singular

3 comentarios:

  1. me encantan esas rareras, proque resulta que también em gustan a mi =)

    ResponderEliminar

Recuerdos pasajeros